La noche de bodas (I)

Todo ha salido perfecto, desde la ceremonia hasta el banquete. Después de todo un día de tensiones, nervios y mucha diversión, llega la noche mágica que la que compartiréis por primera vez la cama como marido y mujer.

La noche de la boda se acaba y llega la hora mágica en la que los novios pueden disfrutar de su tiempo solos, alejados de miradas indiscretas y de la compañía de familiares y amigos.

Los orígenes

Después de la celebración, la noche de bodas es el momento que hacen acto de presencia el romanticismo, la ternura y la confianza entre los enamorados. Y aunque pueda parecer lo contrario, esta tradición tiene unos orígenes un poco estrambóticos. Tanto es así que la historia dice que los hombres secuestraban a las mujeres contra su voluntad y las mantenían alejadas de su familia. Pero afortunadamente, con el paso de los años, esta costumbre se ha perdido y ha convertido a esta noche en la primera en que los enamorados duermen bajo el mismo techo como marido y mujer. Además, y aunque a veces el trabajo no lo permita, es el precedente inmediato a la esperada Luna de Miel.

El día de la boda está formado por pequeños grandes momentos que tenéis que planificar al detalle. Vuestra jornada culminará con esta maravillosa noche de bodas, donde solos, por fin, podréis hablar, reír de las anécdotas vividas y poner el broche de oro a vuestro día.

No os preocupéis si no sale a la perfección porque al fin y al cabo, es el inicio de vuestra vida en común y es habitual que estéis cansados después de una jorada llena de emociones.

Otros temas que te pueden interesar

  • Lencería para novias Victoria´s Secret
  • Noche de bodas de Edward y Bella en Isla Esme
  • La noche de bodas (II)

Deja un comentario